jueves, 1 de diciembre de 2011

Pierde 258 kilos y ahora tiene que operarse para sacarse la piel sobrante

Paul Mason, que durante un tiempo fue el hombre más gordo del mundo, tuvo que someterse a un by-pass gástrico porque su vida corría peligro. Perdió 258 kilos, pero el servicio de salud pública ahora no le cubre la operación para quitarle los antiestéticos sobrantes de piel.

Mason, que durante mucho tiempo fue el hombre más gordo del mundo, reclama ahora al servicio de salud inglés que le retire los restos de piel. Paul Mason, de 50 años, pesaba más de 380 kilos hace dos años, informó el Daily Mail. Tras la operación, de más de 35.000 euros, ha quedado con una cantidad ingente de antiestética piel sobrante.

Debería retirarse piel de brazos, piernas y estómago. Paul reconoce que debe mantener el peso alcanzado tras la cirugía estética para eliminar la piel sobrante de piel. "Me siento como si me hubieran abandonado a mi suerte", dice el hombre que se gastó más de 35.000 euros en la operación.

Mason no está postrado en cama pero requiere de unos bastones para desplazarse. Desde el Sistema de Salud inglés no han querido realizar la cirugía estética a Paul con el pretexto de que necesita estabilizar su peso antes de ser intervenido.

Pero Mason, que ya puede salir de casa en una silla de ruedas motorizada, dijo: "Sólo necesito un poco más de ayuda. Me siento como si me hubieran abandonado a mi suerte." "Necesito la operación para poder recuperar mi vida, para ser capaz de volver a integrarme en la sociedad. Se me está vetando poder llevar una vida normal."

Foto: Paul Mason quiere que la sanidad inglesa le costee una operación para librarle de los antiestéticos pliegues de piel que le han quedado tras perder 258 kilos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario